miércoles, 30 de noviembre de 2011

Rizos y hoyuelos


Shirley Temple, de Ideal Novelty & Toy Co.
Primer molde, de 1934.
Marcada "Cop Ideal N&TCo."
Composición.
"Stand up & Cheer".

Hacía tiempo que las muñecas Shirley Temple fabricadas en los años 30, las de Ideal, me gustaban, pero en esa época ya estaban los precios por las nubes y no había manera de dar con una para mi colección.
Mientras buscaba una de estas Shirley de composición, miraba otras muñecas parecidas, también con hoyuelos y dí con esta muñequita que se anunciaba como "tipo Shirley" pero sin marca.
Como me gustó lo suficiente y me la pude permitir, la compré. Además era muy parecida a las que fabricaba Ideal y estaba en buen estado.

La nena se hizo esperar. Por aquel entonces, 2004 si no me equivoco, prefería ahorrar en gastos de envío a costa del tiempo de espera. Y el envío por barco desde USA podía durar tranquilamente tres semanas. Bueno pues, una vez en la península, sorpresa, retuvieron el paquete en Aduanas. Eso suponía más retraso y además un desembolso extra.

Fue la primera vez (de dos, todo hay que decirlo) que tuve que pagar impuestos y aranceles por liberar un envío que esperaba. Al menos lo pude gestionar directamente en mi ciudad y en persona, cosa que en los tiempos que corren sólo puedes hacer si eres de Madrid.
No es que subiera demasiado el total que finalmente me costó la muñeca, pero siempre es un fastidio pagar más de lo previsto porque descuadra el presupuesto. Y recordemos que al fin y al cabo se trataba de una muñeca "sin marca", que a priori se cotizan menos que las muñecas con nombre y apellido.

Pero todo lo que pagué y esperé de más por mi nueva muñeca, me pareció bien invertido cuando por fin la tuve en casa. Como siempre hago cuando es necesario, la desvestí y descalcé para limpiar bien. En eso estaba cuando ví que sí tenía marca en la nuca, algo borrosa pero perceptible.
No ponía "Shirley Temple" como tienen las muñecas que se fabricaron a partir de 1935. Mi muñeca tenía la marca primitiva del primer modelo de 1934, el que los coleccionistas llaman prototipo.
Así que de tener un muñeca sin nombre pasé a tener una Shirley auténtica y además de las más raras. Esta clase de descubrimientos produce una explosión de alegría en los coleccionistas como yo.
Para celebrar la buena noticia, encargué varios vestidos como los originales de la muñeca, que son los trajes que lucía la niña en sus películas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario