lunes, 31 de diciembre de 2012

También se fue en 2012


Esta muñeca es otra de las que marcharon y dejaron su recuerdo.
Una muñeca toda de origen, en un estado realmente impecable. Debió pasar varias décadas medio escondida, en humilde espera, hasta que la encontré en un anticuario.
Posiblemente nunca hubiera llamado mi atención de primeras, de no ser por Maricela.

Recuerdo sentir que mi afición estaba tomando forma y convirtiéndose en algo serio y "respetable", con piezas importantes como Gisela, Cayetana y Mariquita, cuando no había cumplido los 30 años y la fortuna  permitió que en la misma semana me hiciera con dos Mariquitas Pérez.

La segunda Mariquita era parte de un gran lote, algo castigado por el paso del tiempo, pero aún interesante.
Había ropa original, la tabla de planchar completa con plancha y cesta de la ropa, también una sillita de paseo y  un par más de muñecas: una andadora de las populares, sin nombre conocido, y una Maricela.
Maricela se pasó años en casa con un interrogante sobre ella: ¿me la quedo o no?
Hace ya mucho tiempo un amigo se ofreció a adoptarla, y como en esa época no me había llegado a calar, fue fácil llegar a un acuerdo y la muñeca se fue con él.
No era una Maricela cualquiera, era el modelo andador, de pelo natural, ojos de cristal que se podían abrir y cerrar a voluntad gracias a un cordoncito en su espalda. El modelo superior, el que llevaba todos los "extras".

Un día me topé con esta muñequita cuya cara es como la de un modelo de Maricela, aunque sus ojos no son de cristal y su peluca es de mohair. Tampoco es un modelo andador.
Sin duda es un modelo más basto y de inferior calidad pero en su día me gustó.
A mitad del año pasado se fue de mi colección para ingresar en la de una amiga.

Se fueron con el 2012


Una colección casi siempre está en movimiento, bien porque se busca ampliarla con nuevas adquisiciones o, al contrario, porque salen de ella algunas piezas. Motivos habrá tantos y tan diversos como coleccionistas existen.

Durante el año que acabamos de despedir son varias las muñecas que han dejado huecos importantes al alejarse de mi colección.
Como no soy demasiado entusiasta de los muñecos-bebé, son escasos los que me han llegado a seducir.
Los bebé ichimatsu son algunos de ellos. 
Son muñecas y muñecos japoneses tradicionales que representan bebés pero hay Ichimatsu también niños y niñas de corta edad. Van vestidos con kimono, tienen los ojos de cristal y el acabado es de un material llamado gofun, que contiene polvo de ostra. 

Estos dos fueron de los primeros bebés que incluí en mi colección, primero llegó el más grande y tiempo después el más pequeño. Los disfruté durante bastantes años pero se mudaron hace unos meses.
Ahora están en la colección de una buena amiga y gran persona.




No os perdáis este vídeo sobre su fabricación:  

viernes, 30 de noviembre de 2012

Atractivo incuestionable

Sin duda Barbie merece estar presente en una colección de muñecas de cierta variedad.
Con un éxito tremendo desde su mismo nacimiento en 1959, es la muñeca probablemente más vendida de la historia. Y no ha perdido popularidad ni dejado de crear interés en todas estas décadas.
Su historia la han contado un montón de libros, en la web infinidad de blogs la tienen de protagonista y la miman millones de coleccionistas en todo el mundo.

Mi modelo de Barbie de cuando era niña fue Barbie Lady, de Congost. Con su vestido de noche color melocotón, flor-cinturón, estola, juego de anillo, pendientes y collar, peinetas y una peonza con decoración de varios modelos.
La conservo, con la nariz despuntada y la melena cortada. Aunque guardo buenos recuerdos de ella, prefería muñecas de aspecto más infantil.

Hace unos tres años visité una Barbie Store en mi ciudad, ahora ya cerrada, y me llevé de recuerdo esta Barbie Fashionist 100+ poses.




De rubia platino


domingo, 30 de septiembre de 2012

Nadie es perfecto


Nadie es perfecto, aunque ella lo parecía.
"Nadie es perfecto" es la última frase de la película Some like it hot (titulada Con faldas y a lo loco por estos lares ).
Ella es Marilyn Monroe, cuya versión muñequil de la firma Franklin Mint me parece fantástica.
Se trata de una muñeca con proporciones más redondeadas que las conocidas muñecas modelo de Robert Tonner o las Barbie de Mattel, que parecen pasar mucha hambre en comparación.
MM es una muñeca de vinilo, ligeramente articulada (se echa de menos movilidad en codos y rodillas), con una cara preciosa y un representativo vestuario inspirado en momentos estelares de sus películas o vida personal.

Han pasado cinco décadas desde su muerte, pero Marilyn sigue muy viva. 
El sinfín de merchandising acerca de su figura se encarga de mantener su recuerdo y, claro está, de darlo a conocer a todos cuantos somos posteriores a su generación.
Su imagen será siempre icono de sensualidad, un mito atemporal debido al precepto hollywoodiense de cuanto más trágico, más legendario.
Indudablemente la historia de su vida siempre consigue estar de actualidad gracias al libro de turno que promete desvelar nuevos detalles de su existencia.
Yo misma tengo libros, películas y fotografías de cada etapa de su vida. Es que hay un no-se-qué en el cine de los años 40 y 50 embriagador, ¿será por sus cautivadoras estrellas?

Volviendo a la muñeca, Franklin Mint comercializó la primera Marilyn Monroe de vinilo en 1998 y la última en 2011, abandonando en 2012 la producción de muñecas-retrato.


La mía la compré en 2002 o 2003, con el vestido blanco vaporoso de la escena del respiradero del metro en La tentación vive arriba. Directa al ranking de escenas más memorables, ¿verdad?
Si la muñeca la conseguí a través de una tienda online norteamericana, en los siguientes meses fui adquiriendo algunos de los modelos de vestuario que se vendían por separado.
Haciendo inventario de su ajuar, mi Marilyn tiene los siguientes trajes:
-The seven year itch
-Gentleman prefer blondes (vestido rosa palabra de honor)
-Gentleman prefer blondes (vestido rojo con tocado de pluma)
-Some like it hot
-Happy Birthday Mr. President

Me parece una lástima que se haya perdido la fabricación de muñecas tan bien hechas y cuidadas de Franklin Mint, que incluían a Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor, Scarlett O'Hara, Rose from Titanic, Jackie Kennedy, Grace of Monaco o Diana of Wales, entre otras. 

viernes, 31 de agosto de 2012

Premios, ¡gracias!

Sé que este rinconcito virtual es un diario abierto y puede ser leído por cualquier visitante que se tope con él. Es curioso pensarlo, ¿verdad?
Me refiero a que de repente entran las ganas de compartir algo y en pocos minutos lo que pasaba por mi cabeza está al alcance de quien desee leerlo. Lo más sorprendente es que realmente alguien lo leerá, aunque la mayoría de las veces no sabré nunca quién, ni cómo ni por qué. Qué estimulante.


Hasta la fecha, habéis sido miles los ojos que por determinación o casualidad os habéis encontrado en este blog, el cual no tiene más ambición que la de ser un pequeño bloc de notas que me ayude a recordar historias.

Gracias por todo este tiempo compartido, y van más de dos años ya.
Gracias por las visitas, aunque no publique con mucha frecuencia.
Gracias por los comentarios, que desvelan un poquito del misterio de "haber coincidido" en este blog.
Gracias por los premios otorgados, ¡qué gran honor!
Gracias Lisey de Oz, de "Caja de Kekas". (Sept. 2011)
Gracias Núria, de "El mundo de Núria". (Julio 2012)


...ahora me toca corresponder a los premios entregándolos yo, ¿no?...
Pues voy a tener que ponerme las pilas y espabilar, que con uno de ellos llevo casi un año de retraso.
Hay tantísimos blogs que me despiertan la curiosidad, que necesitaré aún unos días para repasarlos y elegir, ¡difícil lo tengo!

lunes, 30 de julio de 2012

Divinas de la muerte



Este verano se cumplen dos años de la aparición de las Monster High, unas muñecas que llegaron para arrasar con todo.
Son unas fashion dolls diferentes, que representan a los hijos y las hijas de los monstruos clásicos, adolescentes que van juntos al instituto Monster.
Ahí están la hija de Frankenstein, la hija del Conde Drácula, los hijos del Hombre Lobo, las hijas de La Momia, el hijo de Medusa, y un largo etcétera. Todos muy estilosos y muy monstruosos.

Es cierto que en cuanto las vi me parecieron divertidas y originales, al menos más que cualquier otra muñeca maniquí actual, pero no me apetecía caer rendida ante ellas y verme coleccionando todos los personajes.
Gustan por igual a niñas y a niños, y a grandes también. De hecho conocí antes a coleccionistas adultos que se habían lanzado a las Monster High, en plural.

Pero tras todo este tiempo observándolas desde una prudente distancia, ha llegado a casa un pack de dos: Draculaura & Clawd Wolf, el regalo de cumpleaños de los abuelos a mi hijo.
Y ya está.
Yo creía tener el control, pensaba que era suficiente con ver de vez en cuando un episodio de la serie y apartar la vista de los escaparates de las jugueterías.
Me equivocaba.


Tengo que confesar que me sorprendí a mi misma sufriendo al ver cómo niños de cuatro y cinco años destrozaban la caja para sacar los muñecos. Además me tuve que esforzar para reprimir uno o dos -¡no!- al ver de qué manera arrancaban zapatos y ropa.

Al acabar el día, sin testigos, cogí a Draculaura para peinarla y adecentarla y supe en ese momento que la infecciosa fiebre por las Monster High me había contagiado.
Es que son divinas de la muerte, ¿verdad?




lunes, 30 de abril de 2012

Haciendo fofuchas



Con bolas de porexpan, goma eva en diferentes tonos y palillos de distintos largos, se crean las fofuchas. Estas graciosas figuras solo piden tiempo e imaginación, es muy entretenido hacerlas y el resultado tan diverso como uno quiera.

Como adhesivo para fijar todas las partes utilizamos silicona.

Empezamos por los pies, uniendo dos trozos de bolas de porexpan de diferente tamaño que cortamos según la necesidad.
Aplicando calor a la goma eva con la plancha, logramos que se vuelva maleable y así es posible darle la forma que buscamos para forrar los zapatos. Después la suela y la tira para rematar las imperfecciones. Los queremos de cordones y para ello aplicamos dos tiras y una lengüeta en el empeine. Los cordones son tiras finas de goma eva.
Para las piernas, enrollamos goma eva sobre palillos de brocheta.
Un trozo de porexpan convenientemente recortado sirve de pelvis, forrado del color del pantalón.
Diferentes láminas de goma eva componen el cuerpo, primero en color carne, después en el tono elegido para la camisa y por último la levita del chaqué.
Introducimos material de relleno en el cuerpo desde el agujero que queda en el cuello para que quede a la vez consistente y blando.
Los brazos los realizamos igual que las piernas.
Para la cabeza reservamos la mayor de las bolas de porexpan, trabajando primero la mitad color carne y luego la del cabello.
Los detalles completan el atuendo y la pintura de la cara le otorga la personalidad.

Miss Silk

Esta muñeca bien pudo ser un portalámparas. Tiene solo medio cuerpo. El busto y los brazos son de porcelana y carece de piernas. La cara está dibujada a mano sobre tela. Su sombrilla está hecha con alambre y seda salvaje.
No conozco nada del origen de esta muñeca, ni su procedencia ni época de fabricación. Llegó a mí de parte de mi tía, una de las seis hermanas que tuvo mi madre. Mi tía falta hace casi siete años y esta figurita me la dió un par de años antes; a ella se la regaló una señora muy mayor.

Pienso que preservar en la familia juguetes con los que han jugado diferentes generaciones es un tesoro. Ninguna de las hermanas de mi madre conservó muñeca alguna de su niñez, por desgracia. Jugaron con muñecas de cartón, contemporáneas de las famosas Gisela y Mariquita, pero esas muñecas a compartir entre siete niñas no pervivieron.
Me quedan las historias contadas y las historias imaginadas de la infancia de posguerra de siete hermanas con más ingenio que recursos.

miércoles, 29 de febrero de 2012

La hermana bonita

Las muñecas no siempre están solas, al menos no en el propósito de sus creadores.
A menudo, y más en lo que se refiere a muñecas actuales, cuando no las acompañan miembros de su propia familia las rodea un pintoresco grupo de amigos.
Pero lo de invertarle hermanos o hermanas a las muñecas viene de antiguo.
La conocida muñeca Gisela tuvo un surtido guardarropa, un dormitorio, un buen número de accesorios y no le faltaron dos hermanos: el bebé Guni y la bella Lilí.

Lilí Lilí

Si ya de entrada no soy muy fan de los muñecos bebé, el pobre Guni me parece especialmente poco agraciado; en cambio a Lilí la encuentro preciosa.
Es una muñeca más delgada y un poco más alta que su famosa hermana. Con su expresión dulce y su tipo esbelto, consiguió gran popularidad.

La primera Lilí que llegó a mis manos tenía el pelo corto a la moda de los 50, y de hecho muchas iban así peinadas, con media melena. Pero de vez en cuando encontraba fotos publicitarias antiguas de muñecas Lilí con trenzas o recogidos y me parecían aún más atractivas con pelo largo.

Mi última Lilí lleva el pelo peinado en cola de cabello, y algún día le retocaré los mechones que enmarcan su frente para que luzca como el primer día. La encontré a ella y a sus vestidos recientemente, en una de las salas de subastas que visito en mi ciudad.

Lilí

Lilí

Lilí

Solo DEP

DEP
Existen bastantes muñecas antiguas de porcelana con la inscripción DEP en la nuca.
A veces acompaña la marca del fabricante de la muñeca, con lo que DEP se refiere a "patentado" o "registrado", en alemán deponiert o en francés déposé.
Pero las muñecas DEP llevan solo estas tres letras y el número de talla.

Mi muñeca DEP es talla 2.
Es de principios de siglo XX. Sus orejas están perforadas y lleva pendientes. La boca abierta deja entrever sus dientes superiores. Lleva su peluca original, de pelo natural.
El hecho de que las pestañas inferiores están dibujadas en vertical y no en diagonal, indica que la fabricó Simon & Halbig para el mercado francés.

DEP DEP

La conseguí en 2005, cuando una señora ya mayor me la ofreció al entrar en la tienda de coleccionismo donde trabajaba. Había pertenecido a su madre.