martes, 31 de diciembre de 2013

Violeta tiene nombre


Esta morena se ha pasado muchos años en el rincón de las sin nombre.
Debido a su acabado, su calidad y sus características se ganó un sitio en la vitrina al lado de otras contemporáneas suyas oficialmente "bautizadas", como Lolita o Marilyn.
No es de las muñecas muy conocidas, sin embargo tampoco es demasiado difícil de localizar. Aparecen de vez en cuando muñecas de este mismo modelo en webs de compraventa. Lo verdaderamente complicado es verla anunciada adecuadamente como Violeta, que es como se llama. Y es que no va marcada con su nombre sino con las iniciales J E en la nuca.

 
Su caracterísiticas más destacables son una figura muy esbelta, cintura articulada, peluca de pelo natural y sus brazos estilizados formando un ángulo de casi 90º.
Hace bastante tiempo que forma parte de mi colección pero no fue hasta este año cuando una foto publicitaria antigua me ayudó a bautizarla por fin.

De esas fotos en blanco negro, de representante comercial, en las que figura el nombre de la muñeca apuntado a plumilla y un número de serie que corresponde al modelo según la ropa o talla.

Sería magnífico un recopilatario de fotografías publicitarias antiguas de muñecas, ¿verdad?. Hay muchos libros editados pero aún son pocos los dedicados al juguete o la muñeca.






sábado, 30 de noviembre de 2013

Visita al Museo de la Muñeca de Onil



En la casa de l'Hort, en Onil, se encuentra el museo de la muñeca que visité el pasado verano.

  

El edificio, rehabilitado, consta de tres plantas y la visita empieza por la planta baja.

Al adquirir nuestras entradas nos encontramos la primera vitrina con muñecas antiguas, entre ellas, una Mariquita Pérez y una Violeta.

Para conocer mejor el museo, elegimos ir en el horario en que las muñecas vivientes se despiertan y acompañan a los visitantes por todo el recorrido.

Mientras todos se hacían con su entrada y se compactaba el grupo de visitas, esperamos en un sala donde el suelo de cristal permite ver antiguas tinajas y en las paredes cuelgan fotografías antiguas de la industria muñequera de Onil.

     

De las muñecas de la sala me quedaría con una magnífica Marilyn, de Santiago Molina, toda original.

   
   

Por fin las muñecas vivientes se despertaron y vinieron a presentarse.



Tuvimos la suerte de contar con dos de ellas: Mariquita Pérez y Gasita. Nos hicieron de guías, empezando por llevarnos a una sala enorme para explicar el proceso de fabricación de las muñecas.



Desde el boceto de la muñeca, los moldes, pelo, ojos, etc, hasta la muñeca acabada.
Resultó muy interesante tanto para niños como para mayores, todos quedamos encantados.

    

Me gustaron mucho los paneles llenos de fotografías publicitarias de muñecas como Marilyn, Cuca, Nora o Guendalina. Sugerí al museo poder adquirir copias de esas fotografías en la tienda. Yo al menos, y estoy convencida de que más coleccionistas, las compraría.

   
Mi peque, de poco más de año y medio entonces, no perdió detalle de nada.



CONTINUARÁ...

jueves, 31 de octubre de 2013

Con Carme Cervera

Ha sido un gran honor conocer a la creadora de Gisela, la señora Carme Cervera Giralt.
A sus 97 años está fantástica, recordando muchos detalles de su etapa en Madrid, emocionada de coger a sus/mis muñecas Gisela y Lilí.
La gran coleccionista Irene Comas fue la anfitriona, en su preciosa exposición de muñecas antiguas.

Carme Cervera y yo
Carme Cervera se trasladó a Madrid en 1943 para asisitir a su hermana enferma, pero la estancia que iba a ser temporal se alargó más de 50 años. Por circunstancias de la vida, encuentros fortuitos y una gran determinación, creó la muñeca Gisela en 1944 y algunos años después creó a sus hermanos, el bebé Guni en 1951 y la muñeca Lilí en 1952.
Gisela fue un fenómeno social, fue la protogonista de una revista infantil y un programa de radio. Tan popular en las décadas de los 40 y los 50 como lo fue Mariquita Pérez, por ejemplo. Se dejó de fabricar en 1961.

La señora Carme Cervera cogió en brazos a mis muñecas Giselas y Lilí, creadas por ella hace 60 años.





La gran coleccionista y buena amiga Irene Comas ha inaugurado un local en el que se expone su colección de muñecas antiguas, una visita muy recomendable en Santa Coloma de Farners.
Allí fue donde quedamos con Carme Cervera y pasamos una tarde magnífica hablando de la época dorada de la muñeca española de cartón piedra.

Explicándome la "receta" de harina con la que enganchaban las pelucas
Carme Cervera y su sobrina en la exposición de Irene Comas

sábado, 21 de septiembre de 2013

Palomita se hace de rogar

Palomita de Madrid es de esas muñecas españolas difíciles de conseguir.
No es de las que aparecen con frecuencia y ya se sabe que la escasez repercute en el precio.


Es una muñeca más delgada que Mariquita, Gisela o Cayetana, aunque de estatura similar.
Una característica que llama la atención es la pronunciada forma ovoide de su cabeza.
Lleva pintadas las uñas tanto en manos como en pies y sus ojos son más grandes y redondeados que de costumbre. Tiene una cara peculiar que no me atrajo enseguida sino que me ha ido convenciendo con el paso del tiempo.


Quizá por eso ha tardado años en llegar. La oportunidad de conseguirla se presentó hace pocos meses, y afortunadamente para mí, por un importe razonable.
Esta rubita de ojos azules podría contar la historia de como viajó de Europa al Caribe para descansar en Norteamérica y finalmente regresar a su país de origen.
Ahora la escoltan en la vitrina otras compañeras de su época, supervivientes también como ella.





sábado, 3 de agosto de 2013

Más alumnos del instituto monstruoso

Hace un año de la llegada de las primeras Monster High, y en este curso han ido matriculándose muchos nuevos alumnos.
Se han servido de todo tipo de excusas para incoporarse a la colección, que si aniversarios, fiestas, promociones exclusivas de esas que hay que aprovechar, etcétera.
Son las muñecas de mis hijos pero me dejan jugar con ellos. Las hay de batalla y otras con las que se tiene más cuidado. Nos encanta ponerlas juntas, peinarlas, jugar con las mascotas y enseñarlas a las primitas y amigas que vienen de visita.

La verdad es que ya son unas cuantas muñecas Monster High y han necesitado mudarse de estantería a vitrina para estar todas juntas.