lunes, 28 de septiembre de 2015

Inesperada Malibú

 





Malibú ha sido la última en llegar. Feliz de conseguirla aún sin saberlo.

Con pocas muñecas de las "bautizadas" con nombre propio me ha pasado, pero a Malibú nunca la he conseguido distinguir.
Cada vez que algún conocido añadía una Malibú a su colección, me quedaba prendada por lo bonita que es pero a la vez me sentía desconcertada porque la sensación era de verla por primera vez.
No sé cual es la razón, pero no he conseguido identificarla, ni aprenderme su cara ni cuerpo ni ningún rasgo que me permitiera reconocerla.

Hace algunas semanas ví una muñeca de cartón con pelo de mohair y ropa original que me gustó sin saber su nombre. La vendedora me dijo que iba marcada pero no distinguíamos lo que iba escrito.

En eso que al principio la dejé pasar pero lo cierto es que no me la sacaba de la cabeza.
Lo meditamos y decidimos hacer una oferta que de ser aceptada habría que aprovechar, pero aún con la ilusión de poderla incorporar a mi colección, no me decidía a ir. 
En un momento que yo me ocupé en otras cosas, mi marido se escapó a la vendedora y oh!, volvió con la muñeca.
Fue en casa, consultando en Internet, rebuscando en mis archivos y mis libros, que concluí que se trataba de una Malibú. 

Como remate, se trata de una Malibú marcada con "Lopadi" en la nunca, lo que al parecer es raro pues todo el mundo a quien he preguntado me asegura que va sin marcar.

A Lopadi sólo se le conocen dos muñecos: Malibú y su hermano Quique en versión bebé o cadete.
Los cadetes miden 49 cm, aunque existe una talla inferior, al menos de Malibú, en torno a los 45 cm.